Una experiencia que aúna vivencias que perduran en la memoria de sus gentes y la raíz de los palos flamencos más malagueños.

Viaje a los Cantes de Málaga

Hay LUGARES que aún conservan una forma de vivir auténtica y que no han perdido su esencia a pesar del tiempo. Escondidos en las grandes ciudades podemos encontrar rincones sorprendentes donde la gente conserva costumbres ancestrales y conviven con el ritmo de la modernidad.

Programa

Este es un viaje muy especial. Cruzando el Guadalmedina por uno de sus puentes más singulares “Puente de Santo Domingo o de los alemanes” vamos ya descubriendo que nos adentramos en otra Málaga. El paseo nos lleva al interior de varias “Casas de Vecinos” llamadas Corralones. Una arquitectura heredada del siglo XIX donde vecinos comparten un lugar común: el patio. El lugar de reunión, de trabajo, de quehaceres diarios como cocinar, lavar o incluso asearse, siempre compartido por todas las familias que viven en el mismo edificio. Hoy por hoy se han convertido en vergeles coloridos, con macetas, flores y decoración realizada por los propios vecinos del barrio. Llamamos a las puertas de sus casas y nos permiten la entrada, y allí, entre las miradas sorprendidas de los visitantes y las curiosas de los habitantes del Corralón, un palo flamenco sorprende desde un rincón.

Acompañados del cante, de la guitarra y de unas anfitrionas muy especiales, vamos paseando por sus calles humildes, llenas de vivencia y volvemos a entrar en otros corralones, y los palos flamencos se van adaptando porque allí nacieron estilos propiamente de Málaga. Desgranaremos las raíces de estos estilos, conoceremos el legado dejado por figuras flamencas nacidas en estos barrios, entre sus calles y sus gentes. Nos sorprenderán con historias contadas de primera mano y nos ofrecerán, al final de la ruta, una degustación gastronómica propia y tradicional elaborada por ellos mismos bajo la dirección de La Alacena del Corralón.

Y así durante un recorrido de 3 horas, viajamos al corazón de un barrio y de uno de sus pilares más sobresalientes que ya es Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.

Incluye

  • Ruta interpretada por personal de I’M Experience y vecinas de la Asociación «La Alacena del Corralón»
  • Experiencia inmersiva en los barrios de Perchel y Trinidad con la presencia de sus vecinos
  • Entrada a «corralones privados»
  • Música y cante flamenco en directo con artistas de primer orden
  • Experiencia gastronómica local al final de la experiencia, platos típicos y tradicionales elaborados por La Alacena del Corralón

Scroll al inicio
Ir al contenido